El pasado puente de la Inmaculada el plan era practicar el alpinismo, escalando algún corredor de dificultad moderada que estuviera en buenas condiciones. La idea inicial era el Corredor Ronglet en el Valle de Aspe, pero visto como estaba el Pirineo de nieve, nos movimos al Valle de Benasque que era el macizo con mejor innivación. El Pirineo Central si que tiene aspecto invernal,a ver si en el Occcidental,mejora la cosa para las Navidades Compartí estos días con Alex (Gasteiz)